domingo, 4 de diciembre de 2011

miércoles, 16 de junio de 2010

Etica Para Amador




Etica para Amador

Por: Fernando Savater


Resumen hecho por:
Prof. Luis Chávez

Cátedra: Gestión de la Educación

Facilitador:
Prof. Leonardo Castillo



La obra literaria "Ética para Amador" fue escrita por el escritor y filósofo español Fernando Savater para su hijo Amador, pero cuyo contenido es útil para todas aquellas personas con necesidad de convivir en un mundo donde impere la tolerancia, el respeto, la equidad y la justicia.

El mismo está dirigido a quien, para la fecha, tenía 15 años y, es de gran utilidad para quienes tienen el privilegio de formar jóvenes con actitudes y aptitudes basadas en la moral, la ética, las buenas costumbres, pero, sobretodo, con respeto y amor al prójimo.

Es un gran legado para los educadores quienes perciben sus esfuerzos en un individuo formado y preparado para la vida. Educadores que requieren de respuestas a las situaciones que se viven a diario en las aulas de clase, con un alto nivel de asertividad.

Esta interesante obra se encuentra distribuida en 9 capítulos titulados de la siguiente manera:

Capítulo 1: De qué va la ética

Capítulo 2: Órdenes, caprichos y costumbres

Capítulo 3: Haz lo que quieras

Capítulo 4: Date la buena vida

Capítulo 5: ¡Despierta, baby

Capítulo 6: Aparece Pepito Grillo

Capítulo 7: Ponte en su lugar

Capítulo 8: Tanto gusto

Capítulo 9: Elecciones generales


De manera muy resumida, el contenido de este libro se enfoca en tres aspectos muy importantes en la vida humana: la moral, la ética y una visión filosófica de la vida.

Trata sobre lo que entendemos los seres humanos por "bueno" y "malo" y las relaciones que deben existir en un mundo humanizado con valores morales como la amistad, el respeto y el amor.

El capítulo 1 (De qué va la ética) describe cómo el ser humano se encuentra obligado a conocer ciertas cosas de la vida como otras de las que, aún sin saber, puede vivir. Ejemplos de ellos es que debe ser del conocimiento del ser humano que el agua nos quita la sed, pero también puede ahogarnos. El hombre no debe actuar sólo por simple condicionamiento como lo hacen los animales. Su proceder debe someterse a un análisis previo de las consecuencias que se puedan derivar de tal actuación.

El capítulo 2 (Órdenes, caprichos y costumbres) establece las diferencias existentes entre esos tres elementos. Las órdenes y las costumbres vienen dadas por manifestaciones impuestas desde afuera, mientras que los caprichos brotan espontáneamente del ser. Las órdenes son imposiciones que satisfacen más a quien las emite que al que las recibe. Las costumbres sirven para situaciones de rutina. Los caprichos pueden, inclusive, ser el resultado al revés de una orden o una costumbre.

El capítulo 3 (Haz lo que quieras) manifiesta cómo el ser humano es "libre" de decidir qué hacer o no ante una situación que se le presente. Sin embargo, tal decisión debe surgir de un proceso de reflexión, esto es, analizar y enfrentar las posibles consecuencias que se desprendan de su toma de decisiones. Esto tiene que ver con la cuestión de la libertad, que es el asunto del que se ocupa propiamente la ética. Libertad es poder decir "sí" o "no"; lo hago o no lo hago, digan lo que digan mis jefes o los demás; esto me conviene y lo quiero, aquello no me conviene y por tanto no lo quiero.

El capítulo 4 (Date la buena vida) refleja que la "buena vida" se comienza a vivir, una vez que tomamos en cuenta a nuestros semejantes como seres humanos. Este capítulo deja una clara evidencia de que la postura del autor hacia el pensamiento maquiavélivo de "el fin justifica los medios" es totalmente contraria, sobretodo si ésta implica la derrota de nuestros semejantes.

El capítulo 5 (¡Despierta, baby!) es una clara evidencia de que todas las cosas tienen su valor y un uso para el cual fueron destinadas, sin embargo, no dejan de ser solo eso: cosas. Hay que darles su importancia como cosas. Por otro lado, al semejante hay que tratarlo como ser humano con las mismas necesidades (biólógicas, fisiológicas, sociales, etc). Si bien, el dinero sirve para comprar "cosas", es imposible comprar "amistad" con este recurso, basta con relacionarnos de la mejor manera con nuestros conciudadanos.

El capítulo 6 (Aparece Pepito Grillo) hace referencia a la "conciencia" de Pinocho. Esta es la conciencia que nos hace actuar pensando siempre en el beneficio de los demás. La conciencia se torna en remordimiento cuando, como producto de nuestra libertad de elegir, decidimos cosas dañinas a nuestro ser. A veces las justificamos en las órdenes y las costumbres. Sin embargo, no hay que mezclar las cosas. Todas nuestras decisiones deben siempre encaminarse hacia nuestro bien y al bien colectivo.

El capítulo 7 (Ponte en su lugar) refleja que ante una crítica destructiva, debemos analizar las situaciones por las que alguna persona ha actuado de alguna manera. Ponerse en el lugar de alguien es superar las barreras del "yoísmo" y dar paso a la comprensión en la toma de decisiones de las otras personas.

El capítulo 8 (Tanto gusto) se pone en evidencia que cada momento de la vida se debe disfrutar sin preocuparse por las cosas que no tienen solución.

El capítulo 9 (Elecciones generales) plantea como principio básico de la vida buena es tratar a las personas como a personas, es decir: ser capaces de ponernos en el lugar de nuestros semejantes y de buscar los intereses comunes. Esto es, tratar de aprender a considerar los intereses del otro como si fuesen tuyos y los tuyos como si fuesen de otro.


Conclusión:

Nuestros salones de clases se encuentran plenos de jóvenes con necesidades de respuestas a situaciones tan cotidianas de la vida como son la toma de decisiones. Esta toma de decisiones va a ser, posteriormente, la marca de un presente, que puede ser "bueno" si se ejerció con libertad y también con justicia y equidad, o "malo" si su elección se basó en el individualismo, en el egoísmo y la intolerancia.

Es por ello, que el conducir a esos jóvenes hacia una toma de decisiones consciente y responsable, evitará consecuencias negativas que terminen en el derrumbe de la sociedad... sociedad, que no es más que, la vida con un fin común: la humanización.

miércoles, 14 de abril de 2010

CONOCIMIENTO + INTERNET = PODER


"
En los escenarios autocráticos, sólo
los que ostentan el poder pueden
llegar al conocimiento a través de
los estudios y de internet, solamente
ellos poseen la posibilidad de
capacitarse a si mismo
y de una manera realmente
llena de dispendios"
ChP

La autora Margaret Neylon refiriéndose a la importancia de obtener conocimiento y saberlo utilizar o no tenerlo, afirma lo siguiente:"Cuando las gentes viven en el temor a causa de su ignorancia, pueden aceptar fácilmente como verdad la palabra de cualquiera en vez de asumir la responsabilidad de su propia existencia". Estos son los escenarios que promueven y pretenden mantener los líderes autocráticos en este mundo cada día más globalizado. Hoy día la humanidad está viviendo de acuerdo con el futurólogo Alvin Tofller la Tercero Ola, identificada como la "Era de la Información", que a partir de las décadas de los setenta y ochenta del siglo pasado han ocurrido un sin número de cambios violentos, especialmente en el área comunicacional, que gracias a esa poderosa plataforma tecnológica llamada Internet, los cambios han sido desenfrenados. Se ha pasado de una sociedad eminentemente manufacturera a una sociedad de la información. En la primera el combustible de todos los procesos era el dinero, en la nueva sociedad es el conocimiento el combustible. En esta "Tercera Ola" se emplea la información para dar significado, crear conocimiento y adoptar decisiones.

La vertiginosa rapidez de lo que está ocurriendo en este nuevo tipo de sociedad, obliga a los líderes (tanto públicos como privados) a prepararse para entender los alcances y consecuencias de este fenómeno globalizado llamado ¡Revolución del Conocimiento!

¿Qué es el conocimiento? La respuesta más sencilla es la siguiente: "Una creencia verdadera justificada". Mientras que la corriente racionalista, argumenta que el conocimiento verdadero no es producto de la experiencia sensorial, sino algún proceso mental ideal, existiendo un conocimiento a priori que no necesita ser justificado por la experiencia sensorial. Mientras que el enfoque del empirismo arguye que no existe tal conocimiento a priori y que la única fuente de conocimiento es la experiencia sensorial. Todo en este mundo tiene una existencia intrínsecamente objetiva; aún cuando uno tiene una percepción ilusoria, el simple hecho de que algo se percibió, es significante. Y, desde el enfoque de la lógica la definición del conocimiento está muy lejos de ser perfecta.

Existen tres tipos de aprendizaje en los escenarios sociales producidos por los seres humanos: 1º) el cognitivo: adquisición de conocimientos; 2º) el afectivo: modificación de las emociones y los sentimiento y 3º) el psicomotor: la mejora de la actuación o las acciones físicas o motrices. En el mundo empresarial existe el aprendizaje organizacional, constituido como un proceso de cambio adaptativo influido por las experiencias pasadas, centrado en desarrollar o modificar rutinas y apoyado por la "memoria de la organización". Y, que los líderes éxitosos cada día se convencen más que la mayor parte del valor agregado en los productos, bienes y servicios es derivado del conocimiento e inteligencia. En consecuencia las empresas con categoría mundial están conscientes que el proceso de creación de conocimiento es el de proveer el contexto apropiado para facilitar las actividades grupales y la creación y acumulación de conocimiento en el nivel individual y de equipo. Y esto se logra con el uso necesario e indispensable de la plataforma tecnológica de la INTERNET.

¿Qué es Internet? Es una red de redes, esto es, una red compuesta por multitud de otras redes menores; pero Internet es tan importante y se diferencia del resto de redes, que ha merecido la denominación de: "la red de redes". Esta red informática permite compartir información entre las distintas personas que están conectadas a ella. Su popularidad y uso es universal en el mundo libre y democrático –no así en los países que como Cuba y en el resto de los escenarios autocráticos, el uso de esta fuente de información está restringida a los que ostentan el poder– por cuanto se puede ofrecer más información de la habitual y poner sus sistemas informáticos a disposición del resto de los usuarios. Uno de los motivos más importantes, además del motivo estratégico militar en su inicio; es el afán de distribuir conocimientos y ponerlos al alcance de todo el mundo. Este objetivo si lugar a dudas es digno de elogios, pues, casi siempre, los usuarios están dispuestos a echar una mano a quien lo necesite.

En consecuencia el poder de competitividad de la naciones, de las organizaciones y de las instituciones se logra por la adquisición continua de nuevos y mejores conocimientos y saberlos utilizar y la forma más efectiva de lograrlo es por medio de la Internet.


CONTABILIDAD DEL CONOCIMIENTO


"La contabilidad del conocimiento surge
como respuesta a las problemáticas
derivadas de la administración del
capital intelectual (administración del
conocimiento). Esta, a su vez, tiene
origen en la economía del conocimiento"
S. A. Mantilla

Los tratadistas de esta materia, consideran que de acuerdo a las realidades existen diferentes ópticas para percibir y comprender la administración y contabilidad del conocimiento. Sin embargo, pareciera ser que existe una gran coherencia en aceptar la teoría expuesta por el futurólogo Alvin Toffler en sus famosos textos "El Shock de Futuro", "La Tercera Ola" y "El Cambio de Poder" donde afirma repetitivamente que la humanidad ha tenido tres grandes olas: agrícola, industrial y del conocimiento. Cabe mencionar que esta última en los inicios de la misma fue denominada la ola de la informática. Pero, con los resultados de las investigaciones han ratificado que mucho más ha sido la administración del capital intelectual humano, que a la administración de los depósitos del mismo proceso, como son: sistemas de expertos, bases de datos o redes de comunicación.

En uno de los puntos que están de acuerdo los especialistas en este asunto es que en los momentos actuales –fines del pasado siglo y comienzo del presente siglo-, es un proceso evolutivo en donde se tienen que abandonar todos los paradigmas de las olas agrícolas e industrial, para sentar las bases de la ola del conocimiento o capital intelectual humano. Este proceso de cambio vertiginoso e incontrolable, ha venido produciendo en todos los elementos que componen estos nuevos escenarios crisis en todas las dimensiones, así como también la reformulación de las nuevas reglas del juego. Sobre esta realidad en espacios anteriores se había desarrollado que el nuevo paradigma del conocimiento trae como consecuencia otros paradigmas o reglas del juego que señalan las nuevas formas de competir. De la capacidad de entender, adaptar y aprovechar estas reglas del juego, dependerá el éxito de las empresas y su permanencia en el futuro.

Las bases de la convencional economía (tierra, capital y trabajo) han sido reemplazadas totalmente por el nacimiento de las organizaciones de alta tecnología, representadas por los siguientes elementos: software, servicios y biotecnología. En consecuencia, los fundamentos de los controles financieros tradicionales, como son: activos físicos, mano de obra, materiales, se han convertido en elementos sin ningún tipo de vigencia y hoy día la cuestión perentoria es medir y evaluar financieramente activos intangibles tales como: capital intelectual humano, las marcas y los patentes. Este nuevo camino no ha sido fácil de transitar debido a la cultura de los esquemas contables tradicionales, pero en los últimos años ha habido grandes progresos. La relevancia de los activos intangibles ha sido tan significativa que ha traído como consecuencia el diseño y formulación de una nueva norma internacional (IAS 38) para la administración de esta herramienta y de manera muy particular su aceptación, valorización y revelación en los estados financieros. Otra de las innovaciones contables del conocimiento es el "Study 7" (IFAC-FMAC) el cual define algunas diferencias en relación con dicho asunto, debido a que determina la dirección de las nuevos procesos de contabilidad moderna, los cuales están siendo considerados más convenientes como instrumentos de información para la gerencia del capital intelectual humano.

Esta nueva orientación de la contabilidad moderna y su obligación de contabilizar los activos intangibles ha despertado interés hasta del Santo Padre Juan Pablo II, quien en su encíclica "Fides et Ratio", fija la posición de la Iglesia sobre el particular.

Otro de los aportes significativos en la contabilidad de los activos intangibles está constituido por lo que se denomina "Modelo de Valoración de Negocios" (Business Assesment Model) el cual se puede decir que tiene implícito una nueva visión del negocio: es necesario ir más allá de los números tradicionales y ayudar a implementar la estrategia, que lo logra por medio de la estructuración de tres jerarquías:

1º) cualidad del liderazgo = administración;
2º) creación de valor = operaciones + desempeño; y
3º) generación de ingresos = negocio central + mercado + competencia.

Otros de los índices que se están administrando en la contabilidad moderna están representados por el Valor Económico Agregado (EVA) (Economic Value Added) y el Valor de Mercado Agregado (MVA) (Market Value Added). EVA es la utilidad operacional neta después de impuestos (NOPAT) menos un gasto de capital. De acuerdo con este índice si la rentabilidad/retorno sobre el capital de una empresa sobrepasa sus costos de capital, está creando verdadero valor para los accionistas. Estas medidas forman parte de un abanico más grande denominado Análisis de Valor de Accionista (SVA) (Shareholder Value Analysis), que ha representado la corriente más vigorizante de esta materia en la última década. Este índice entremezcla tres elementos importantes: 1º) flujo de efectivo; 2º) efectivo medido durante un período dado de tiempo (duración del crecimiento del valor); y 3º) riesgo, de otro modo conocido como costo de capital.

Los expertos en la contabilidad del conocimiento, entre ellos a S. Mantilla; definen el valor corporativo como la suma del valor presente de todos los flujos de efectivo y el valor de mercado de los activos no-operacionales. Mientras que el valor de accionista lo define como la suma del valor corporativo más el valor de mercado de todas las deudas. En el aspecto de contabilidad general se ha avanzado mucho más, por cuanto se viene hablando recientemente del "Círculo aprendizaje-conocimiento-valor" y de la "Auditoria de Procesos de Negocios".


CREACIÓN DE CONOCIMIENTO ORGANIZACIONAL


"Como una consecuencia del conocimiento
como la nueva fuente de valor agregado en los
productos y servicios, los factores tradicionales
de producción pasan a segundo término"
L Valdés

En algunos de estos espacios semanales se ha comentado que una de las premisas básicas de la época industrial era que tierra, trabajo y capital constituían los factores básicos de producción y a partir de ellos se desarrollaban todas las estrategias empresariales. Hoy día el conocimiento puede sustituir los insumos básicos de producción y cualquier limitación de la empresa. En términos reales, es más importante la oportunidad del mercado que los mismos factores de producción. Si se conoce dónde está la oportunidad en el mercado, la producción pasa a ser sólo un requisito para aprovechar esa oportunidad. En el aprendizaje tradicional subyace el propósito de eliminar el error y la consecuencia para quien en él incurre es el castigo. Mientras que en la moderna sociedad del conocimiento, el error se considera una fuente de aprendizaje. En la organización tradicional, el error también se sanciona. Esta política ciertamente no pretende estimularlo, pero sí albergarlo dentro de ciertos límites. No se debe perder de vista que los errores tienen un costo para la organización y para las personas, sea éste económico o afectivo, Y que se puede aprender de los errores siempre que quede algo después de haberlos cometido. La organización no es la escuela ni el trabajo es un juego (lamentablemente). Se toleran los errores sí, y sólo sí, ocurren dentro de los límites preestablecidos, límites que están dados por la necesidad de supervivencia de la organización. Obviamente, además, la reiteración del error se convierte en intolerable, ya que significa que no hay aprendizaje, y todo el movimiento actual de las organizaciones que aprenden está orientado precisamente a evitar la reiteración de errores, lo cual implica un cierto monto de intolerancia que, referida a lo organizacional, podría tomarse como un valor positivo.

Como se ha expresado en espacios anteriores, la meta de la socialización es compartir el conocimiento tácito. Sin embargo, este tipo de conocimiento por sí mismo es una forma limitada de creación de conocimiento. Al menos que el conocimiento compartido se vuelva explícito, no puede ser potenciado fácilmente por la organización en su conjunto. Por otra parte, el uso de combinaciones sencillas de elementos discretos de la información explícita para formar una nueva realidad global, no extiende la base del conocimiento de la empresa. Pero cuando el conocimiento tácito y el explícito interactúan, surge la innovación y la creatividad. La creación de conocimiento organizacional es una interacción continua de conocimiento tácito y explícito. Esta interacción adquiere forma gracias al intercambio de diferentes formas de conversión de conocimiento, las cuales son generadas por distintas razones.

El papel de la empresa en el proceso de creación de conocimiento es el de establecer el contexto indicado para dinamizar las actividades en el ámbito de equipos de trabajo y la creación y acumulación de conocimiento en el nivel personal. Para ese objetivo estratégico las organizaciones deben implantar cinco condiciones requeridas que permitan la "espiral de conocimiento". Dichas condiciones son las siguientes: a) la primera condición de la espiral del conocimiento es la intención, la cual puede definirse como la aspiración que una empresa tiene por alcanzar sus metas; b) la autonomía es la segunda condición. En el plano individual debería consentirse que todos los miembros de una empresa actuaran tan autónomamente como las circunstancias lo permitan; c) la tercera condición organizacional necesaria para fomentar la espiral de conocimiento es la fluctuación y el caos creativo, los cuales estimulan la interacción de la organización y el ambiente interno. La fluctuación es distinta del desorden total y se caracteriza por el "orden sin recurrencia", un tipo de orden cuyo patrón es difícil de predecir al principio; d) la redundancia es la cuarta condición necesaria para lograr una espiral de conocimiento organizacional. Redundancia, desde el punto de vista de aprendizaje organizacional significa la existencia de información que va más allá de los requerimientos operacionales inmediatos de los miembros de la organización y e) la quinta condición para fomentar la espiral de conocimiento es la variedad de requisitos. La diversidad interna de una organización debe ser tan amplia como la variedad y la complejidad del ambiente para poder enfrentarse a los desafíos establecidos por el ambiente que la rodea.

Establecer una estructura organizacional plana y flexible en la que diferentes unidades organizacionales estén interconectadas con una red de información es una de las formas de tratar con el complejo y heterogéneo entorno. Otra forma de reaccionar rápidamente a fluctuaciones inesperadas del ambiente y mantener la diversidad interna, es cambiar la estructura organizacional. Cuando hay diferenciales de información en una empresa, sus miembros no pueden interactuar en los mismos términos, lo que pone en peligro la búsqueda de distintas interpretaciones de información nueva.

Para que realmente exista una creación de conocimiento organizacional, se debe implantar una estructura de "tipo biofuncional". De acuerdo con este tipo de estructura, cada unidad trabaja al unísono con otras para sobreponerse a los factores y eventos del ambiente, exactamente como lo haría un organismo vivo. Esta estructura "biofuncional" ayuda a eliminar las jerarquías y a fomentar la creación de conocimiento organizacional. Además, rotar al personal permite que los empleados adquieran conocimiento multifuncional, que los ayuda a enfrentar problemas multifacéticos y fluctuaciones en el ambiente.